Nanusens ha anunciado hoy una ronda de inversión de 1,3 millones de euros de la mano de Caixa Capital Risc, la gestora de capital riesgo de “la Caixa”, y Inveready Technology Investment Fund. En la operación también participan inversores minoritarios privados.

La compañía se dedica al desarrollo de dispositivos de microelectrónica para aplicaciones en movilidad, automoción, wearables y dispositivos conectados (Internet of Things –IoT). Nanusens está especializada en el diseño de circuitos MEMS (Micro Electrical Mechanical Systems) sobre tecnología CMOS (Complementary Metal Oxyde Semiconductor). Los MEMS son circuitos integrados que incorporan piezas móviles que permiten una gran variedad de aplicaciones. Estos circuitos se utilizan en varios ámbitos como la automoción, activando el airbag en los vehículos; en las impresoras, controlando el goteo de la tinta; en los móviles, para permitir el giro la posición de la pantalla, o en medical devices, para la monitorización de las constantes vitales de los pacientes.

Lo que diferencia a Nanusens de otras compañías desarrolladoras de MEMS es la tecnología sobre la que se construyen estos circuitos. La tecnología CMOS permite más precisión, flexibilidad, sensibilidad y capacidad para añadir nuevas funcionalidades en los dispositivos y rebajar el coste de fabricación y el espacio ocupado.

Concretamente, la compañía desarrolla esta tecnología sobre 3 productos: un acelerómetro low cost, para aplicación en movilidad, wearables y juguetes; un acelerómetro de precisión, con mayor sensibilidad, que permitirá aplicaciones de realidad aumentada, medición de distancias, etc; y un Tunable Radio Frequency, que aumenta la fiabilidad y reduce el número de componentes requeridos en los terminales móviles.

Una compañía creada en 2014

Nanusens nace de la experiencia previa del equipo emprendedor con Baolab Microsystems, considerada en su momento como una de las 60 compañías más prometedoras del mundo en el ámbito de los semiconductores. El equipo, formado por Josep Montanyà, Daniel Fernández y Marc Llamas, los tres doctores por la UPC, arrastra un amplio conocimiento del sector, así como una extensa red de contactos entre fabricantes de semiconductores, dispositivos, etc.

La compañía, fundada en 2014, cuenta con 4 patentes. La ronda se destinará a finalizar la prueba de concepto del sensor de alto rendimiento, así como a preparar la compañía para la producción.