“la Caixa”, a través de su gestora Caixa Capital Risc, ha liderado una ronda de financiación de 3,6 millones de euros en la empresa Laboratorios Sanifit, ubicada en Palma de Mallorca. La compañía es un spin off de la Universitat de les Illes Balears (UIB).

La inversión se ha realizado a través del fondo Caixa Innvierte BioMed II, vehículo gestionado por Caixa Capital Risc y que cuenta con la participación del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), en el marco del Programa Innvierte, y con la  participación minoritaria del Institut Català de Finances. A la operación se suman el fondo de capital riesgo HealthEquity, la empresa Somtobir, la Fundación Nefrona y un grupo de inversores privados. Esta operación es la mayor ronda de inversión realizada este año en el ámbito de la biotecnología.

Laboratoris Sanifit, creada en 2007, es una compañía biofarmacéutica española dedicada al descubrimiento y desarrollo de compuestos contra patologías relacionadas con las calcificaciones de tejidos y órganos.

Fármaco experimental dirigido a pacientes de hemodiálisis

Sanifit cuenta con dos líneas de desarrollo. Por un lado, ha desarrollado una gama de productos en el ámbito de la salud bucodental, para la prevención del sarro dental. Esta línea se licenció en 2013 a una multinacional líder en el sector oral care y actualmente se está trabajando para cerrar acuerdos de comercialización en el sector veterinario.

Por otro, desarrolla un fármaco experimental (SNF472) que ofrece dos indicaciones distintas: el tratamiento de enfermedades cardiovasculares en pacientes de hemodiálisis y el tratamiento de la calcifilaxis, una enfermedad rara con una altísima tasa de mortalidad (más del 80%), que afecta a hasta un 4% de los pacientes en diálisis y que reduce drásticamente la calidad y esperanza de vida de sus pacientes.

La ampliación de capital de Sanifit permitirá llevar el proyecto del fármaco experimental SNF472 hasta la siguiente fase de desarrollo: un ensayo clínico de fase 1b/2a que se realizará en el Hospital Clínic de Barcelona con enfermos de diálisis. Este fármaco ya ha superado los estudios de fase 1 en voluntarios sanos.